Seguramente, piensas que tu hijo debe dormir con la luz encendida ya que puede tener miedo a la oscuridad, pues esto es un ¡grave error!, ya que dejar la luz encendida mientras tu peque duerme, afecta negativamente la calidad de su sueño.

Por eso, hoy te decimos por qué debes evitar que tu pequeño duerma de esta manera.

1. Tu hijo no tiene miedo a la oscuridad

Tu pequeño por naturaleza no teme a la oscuridad y al silencio, todo lo contrario, ese temor es desarrollado por los padres.

Esto se debe a que desde el momento en que tu hijo nace, puedes caer en el error de utilizar un exceso de luz cada momento que se despierta, lo cual, acostumbra a tu peque a que siempre haya una lámpara encendida en su habitación, al no haberla se sentirá solo y comenzará a llorar.

2. Se bloquea la producción de la hormona melatonina

La melatonina, mejor conocida como la hormona de la oscuridad, es una sustancia que se encarga de regular el reloj biológico en los seres humanos, es decir el horario de dormir y despertar.

Esta hormona solamente se libera en tu organismo y en el de tu hijo con la presencia de la oscuridad, por lo que al permitir que tu peque dormite con una lámpara encendida, estarás disminuyendo la producción de esta importante sustancia.

Lo anterior, puede provocar serios trastornos de sueño en tu pequeño, que afecta el correcto funcionamiento de su organismo y propicia la aparición de enfermedades inflamatorias.

3. Afecta su capacidad de aprendizaje

Como se mencionó en el punto anterior, dormir con la luz encendida provoca que tu hijo no duerma bien y como habrás escuchado, esto puede originar serios problemas en el aprendizaje de tu pequeño.

Pero, ¿a qué se debe? Pues sencillamente a que dormir es una actividad tan importante como comer y cualquier otra función fisiológica en tu hijo.

Por tal motivo, al no dormir bien tu hijo se sentirá cansado, irritado o con dolor de cabeza y lo que menos deseará hacer es ponerse a estudiar, esto puede llevarlo al fracaso en la escuela y disminuir totalmente su autoestima ante sus compañeros.

Sin embargo, estas situaciones se pueden evitar con un correcto descanso en tu hijo al dormir con la luz apagada.

Como puedes darte cuenta, si tu hijo descansa con una lámpara encendida, tienes que detener este mal hábito, de esta manera tu pequeño dormirá mejor y evitarás que desarrolle trastornos de sueño que puedan afectar seriamente su salud.

¡Nos vemos en el próximo post!

Equipo LionKids

Share on FacebookShare on Google+Digg thisShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterPrint this page

No Comments

Be the first to start a conversation

Leave a Reply

  • (will not be published)