Estimular a tus hijos es tan simple como jugar con ellos y realizar actividades para fortalecer el vínculo afectivo entre madres e hijos.

Cada caricia, diálogo, juego o actividad con tu hijo, es lo que propicia la interacción neuronal que permite el aprendizaje y conlleva a una estimulación sensorial. Para que conozca el mundo que lo rodea, ofrécele experiencias únicas que lo llenen de sensaciones adecuadas a su edad y a su propio ritmo, no al tuyo.

Si quieres que tu bebé reciba estimulación temprana, pero, principalmente fortalecer los lazos afectivos con tus hijos, aquí te facilitamos estos 10 puntos que debes evitar para no caer en errores que afecten el desarrollo correcto de tu hijo.

estimulacion_temprana_en_oaxaca_llionkids_centro_de_estimulacion

1. Desconocer las razones para estimular a tu hijo. Cuando tratamos de estimular a nuestros hijos muchas veces cometemos equivocaciones por falta de información. Infórmate y de ser necesario, busca centros de estimulación temprana que te asesoren en el tema.

2. Un ambiente desorganizado. No tener un ambiente de aprendizaje provoca desorden, por esta razón es importante que tu peque esté dentro de un lugar cómodo, iluminado y con el clima necesario para que se sienta motivado, despiertes su atención y logres educarlo.

3. No respetar el ritmo de aprendizaje. Estimular no es adelantar y tratar de que tus hijos sean niños maravilla, esto puede provocar que su cerebro no se desarrolle a su tiempo y en su momento.

4. Comparar a tus hijos con otros niños. Desde que nacen este es un error que cometemos con frecuencia porque queremos que hagan lo que otros niños han hecho o lo que nosotros no pudimos hacer. Lo cierto es que cada niño desarrolla sus habilidades de acuerdo a su personalidad, al ambiente que lo rodea y a las herramientas que le proporciones en su crecimiento, no olvides que el desarrollo de tus peques va de acuerdo a su edad.

5. Priorizar la estimulación sensorial por encima del vínculo entre padres e hijos. No pierdas que vista que uno de los objetivos primordiales de la estimulación temprana es el crear vínculos afectivos entre padres e hijos y no la cantidad de cosas que puede lograr tu bebé en el menor tiempo.

6. No entender las diferencias de sexo. Niños y niñas tienen un desarrollo distinto pero eso no representa que un sexo sea superior al otro, sin embargo, si aprendes las diferencias, te puedes concentrar en las fortalezas de tu hijo y apoyarlo para reforzar sus debilidades.

7. No aplaudir sus logros. Haz que tu bebé se sienta feliz por sus logros, al reconocer positivamente su esfuerzo o aplaudir sus primeros pasos, lo motivas y generas confianza en sí mismo para aprender más del mundo que lo rodea, enfrentar obstáculos y asumir futuros retos.

8. Hacerlo como una obligación. Improvisa y sal de la rutina porque entre más espontáneas sean tus actividades, tu bebé se sentirá más confiado y sin ninguna presión.

9. No variar las actividades y no tomar un descanso. Cuando ya no tienes la atención de tu hijo porque simplemente no quiere seguir con la misma actividad, aquí es donde entra tu creatividad para modificar las actividades. Toma un descanso y cambia la rutina o permite que él sea el que escoja su propia diversión.

10. Aprendizaje forzado. No impongas tu poder de decisión sobre tus peques, ningún niño puede realizar actividades que no sean acorde a su edad. Las etapas de aprendizaje en tu bebé van de la mano con sus etapas de crecimiento, por eso es importante llevar paso a paso su desarrollo. Ningún pequeño corre cuando da los primeros pasos, normalmente cae, pero lo importante es ayudarlo en el momento adecuado y de la forma correcta.

¿Te gustó este artículo? Compártelo con tus amigas y sé parte de nuestra comunidad.

¡Nos vemos en el próximo post!

Equipo LionKids.

Share on FacebookShare on Google+Digg thisShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterPrint this page

No Comments

Be the first to start a conversation

Leave a Reply

  • (will not be published)