Tus hijos son tu mayor alegría de todos los días, sin embargo, algunas veces te puede ser muy difícil educarlos y puedes recurrir a los gritos para reprender su mal comportamiento.

No obstante, debes saber que gritar a tus peques es una actitud que tienes que tratar de evitar, ya que los gritos pueden hacer que tus hijos te desafíen al sentirse presionados y agredidos por tu alto tono de voz.

Por este motivo, hoy te presentamos 4 buenos tips para que aprendas a educar sin gritos a tus hijos y mejorar su relación.

1. Sobre todo, mantén la calma

Sin duda, conservar la calma en momentos de tensión con tus peques es lo más importante, debido a que una de las causas por las que les gritas es para liberar tu enojo provocado por su mal comportamiento.

Trata de ser paciente, si tus hijos no han hecho caso a lo que les encomendaste, repíteselos tranquilamente y diles por qué es importante que realicen o dejen de hacer, de acuerdo a la situación, tal cosa y por qué necesitas de su ayuda.

2. Recuerda que también fuiste pequeña.

Como mamá, es común que olvides que alguna vez fuiste hija y que hubo momentos en que también desobedeciste a tus papás, por lo que debes intentar ponerte en el lugar de tus peques y preguntarte sobre cuál es la posible razón por la que tus hijos no están obedeciéndote.

Recuerda que la mayoría de las veces tus peques no realizan lo que les pediste porque simplemente no te entendieron y se sienten apenados con volverte a preguntar. Por eso, es fundamental que en todo momento les transmitas tu confianza y así mejorar su autoestima.

3. Regálales tiempo contigo

Es verdad que debido al estrés y las obligaciones que tienes como mamá, muchas veces no puedes pasar el tiempo que desearías pasar con tus pequeños, no obstante, debes hacer todo lo posible, dejando de lado las excusas, para incrementar el tiempo que pases con tus hijos y lo más importante, hacer que esos momentos sean de calidad.

Esto significa que debes olvidarte del celular, la computadora, la televisión y cualquier otro distractor que te robe el tiempo con tus hijos.

Al contrario, realicen actividades al aire libre, planeen una noche de juegos, hagan manualidades, cocinen juntos, en fin, cualquier actividad que refuerce su vínculo afectivo.

4. Aprende más sobre el tema

Estamos seguros que desearías no gritar a tus hijos, sin embargo, la mayoría de las veces el deseo no es suficiente, por lo que es indispensable que te prepares mejor sobre el tema, esto lo puedes conseguir a través de libros.

De esta manera, sabrás cómo reaccionar a las malas conductas de tus pequeños sin recurrir a los gritos, los cuales, no mejorarán, en absoluto, el comportamiento de tus hijos.

Como puedes notar, la educación de tus hijos es una tarea que requiere de mucha paciencia, comprensión y amor de tu parte para lograr que este proceso formativo logre los mejores resultados tanto para tus pequeños como para ti.

¿Qué haces para educar a tus hijos sin gritos? Escribe tu respuesta en un comentario.

¡Nos vemos en el próximo post!

Equipo LionKids

Share on FacebookShare on Google+Digg thisShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrTweet about this on TwitterPrint this page

No Comments

Be the first to start a conversation

Leave a Reply

  • (will not be published)